fbpx

Ben Hayes

ben-hayes

Ben Hayes tenía 28 años y se estaba muriendo de una rara enfermedad pulmonar. Justo cuando pensaba que no se despertaría para ver mañana, una víctima de un accidente en Ohio le salvó la vida. Haga clic aquí para registrarte.

Un trasplante de doble pulmón casi no llegó a tiempo para Ben Hayes.

Su terrible experiencia comenzó en 2003 cuando el joven mecánico de Spirit Airlines en Detroit comenzó a experimentar dificultad para respirar, que empeoró cada vez más. A Ben le diagnosticaron una enfermedad rara, misteriosa y agresiva que rápidamente le estaba dejando cicatrices, dañando y bloqueando sus pulmones.

A finales de 2004, la calidad de vida de Ben estaba decayendo. No podía comer, estaba débil y le costaba respirar: "Estaba con oxígeno las 24 horas del día y tenía esa máquina tan alta".

Sus síntomas progresaron tan rápido y lo golpearon con tanta fuerza que Ben y su esposa, Karen, hicieron un viaje de emergencia al Hospital de la Universidad de Michigan en un intento desesperado de alivio y más respuestas.

“Le dije a mi esposa, 'No voy a pasar el día'”, dijo.

Cuando llegaron al hospital, la frecuencia cardíaca en reposo de Ben era peligrosamente baja y sus pulmones estaban fallando. Los médicos de Ann Arbor lo mantuvieron con vida el tiempo suficiente para incluirlo en la lista de espera.

“Mi pulmón izquierdo se había cerrado y mi pulmón derecho había bajado al 10 por ciento”, dijo Hayes, que ahora tiene 35 años y vive cerca de Hale en el norte de Michigan. “Sabía que iba a morir e hice las paces. Estaba en manos de Dios ”.

Varias horas después recibió una llamada de que los pulmones de un residente del área de Cleveland coincidían. Hayes fue trasladado a Cleveland Clinic para su cirugía, sus nuevos pulmones y su nueva vida.

“Me desperté y dije: 'Es un día hermoso, Dios es bueno y amo a mi esposa con todo mi corazón'”.

Hoy, Ben, que vive en el norte de Michigan, puede viajar, cazar y pasar mucho tiempo con Karen, su nuevo hijo adoptivo, Sherman, y el resto de su familia. Ben también se ofrece como voluntario para Gift of Life.

"Hago todo lo que puedo", dijo Ben. “Tienes que vivir cada día y cada momento como si fuera el último. Así que he experimentado más en los últimos cuatro años que en toda mi vida ".

Leer más publicaciones
David Rozelle, heart transplant recipient

Transplant Throwback: David Rozelle

Name: David Rozelle Age: 86 Home: Kalamazoo, Michigan Transplant: Heart Why did you need a…

Lee mas
Ben, Karen and Mallaki Hayes

Mallaki receives the gift of life and a new family

Ben and Karen Hayes knew no one could care for the foster boy like they…

Lee mas
Patrick Pruitt's eyesight was saved by a cornea donor when he was a young child.

Cornea recipient celebrates his gift of sight

I’m here because 32 years ago I received a life-changing gift. Sight is an easy…

Lee mas
Terri Finch Hamilton's father was a donor-in-spirit at the end of his life.

My dad is a ‘donor in spirit’

I was sitting in my living room, numb with grief, when the phone rang. My…

Lee mas
Sherry Johnson, with hair pulled back right, sits on her bed in her hospital room while she waits for a second heart and kidney transplant. Her forearm is facing the camera so we can see her tattoo, representing her original heart and her first transplanted heart.

You gave me your heart so I could live my dreams

Sherry Johnson shares her experiences as a heart transplant patient who waits again Sherry Johnson…

Lee mas
Taneisha Carswell received a kidney transplant from her cousin. Her young nephew later became a donor.

Staff Spotlight: As a donation educator, Taneisha Carswell knows when to talk and when to listen

Gift of Life staffer’s kidney transplant gives her personal perspective If Taneisha Carswell doesn’t convince…

Lee mas
Vuelve al comienzo