fbpx

'Es un milagro, de arriba abajo. No hay duda de eso.'

mark_otto_blog

Hace dos décadas, Mark Otto habría estado feliz de ganar solo un año más de vida. Luego de 34 años, su hígado estaba fallando y estaba plagado de picazón crónica en la piel. Tenía ictericia y estaba extremadamente fatigado, a veces dormía 16 horas al día.

“Fue tan malo como pudo ser al final”, dijo Otto. "Mi cirujano me dijo que probablemente me quedaran un par de semanas".

Otto había estado esperando un hígado nuevo durante casi tres años cuando recibió la llamada de que un órgano dotado era un buen complemento para él. Los médicos habían descubierto que necesitaba un hígado nuevo mientras estaba hospitalizado en 1998 para que le extrajeran la vesícula biliar y vieron lo dañado que estaba su hígado.

“Siempre tuve las enzimas hepáticas elevadas, desde que era adolescente. Algo estaba pasando, pero nunca pudieron diagnosticarlo. Nunca se presentó de forma aguda hasta que me sacaron la vesícula biliar ”, dijo el residente de Rochester Hills. “El médico dijo que tengo buenas y malas noticias. Le sacamos la vesícula biliar, pero necesita un hígado nuevo ".

Él había estado viviendo en California en ese momento y, a medida que pasaba el tiempo y se sentía cada vez más enfermo, se mudó de regreso a Michigan para estar más cerca de su familia. Estaban a su lado cuando, después de un procedimiento de dos días, se despertó con su segunda oportunidad en la vida. Eso fue hace 20 años, el 25 de mayo de 2001.

"Tan pronto como desperté, supe que estaba curado", dijo. “Si vieras una foto mía antes y después, no me reconocerías. Pasas de lucir realmente enfermo, como si fueras a morir, porque lo estás, a lucir normal nuevamente, tal vez no la imagen de la salud, pero normal nuevamente ".

Otto dijo que sus médicos le dijeron que era uno de los hígados más saludables que jamás habían recuperado. No pasó mucho tiempo antes de que Otto dijera que quería "ver qué tan bueno era". Él escribió una larga carta a su familia donante, expresando su gratitud y simpatía por su pérdida, pero nunca escuché de ellos. Aún así, quiso hacer algo para expresar su gratitud y comenzó a caminar, con la idea de correr un maratón en honor a su donante.

Al principio fue lento.

“Podía caminar a lo largo de la acera frente a mi casa, eso era todo”, dijo. "Incluso entonces, necesitaba ayuda para volver".

Mark Otto is celebrating 20 years of new life with a donated liver. Una cuadra se convirtió en dos, luego dio la vuelta a la cuadra y comenzó a trabajar hacia el riguroso entrenamiento de seis días a la semana requerido para correr un maratón. Su primer intento, en Chicago en 2001, fracasó después de que se rompió un menisco. Entró en el maratón de Detroit en 2002 y lo terminó.

“Fui lento y fácil, pero nunca me detuve”, dijo.

Desde entonces, Otto se casó y tuvo hijos. Todavía corre, aunque ya no corre maratones, se mantiene en forma y disfruta pasar tiempo con su familia, incluso entrenando al equipo de béisbol de su hijo. Ha trabajado en la planta del Arsenal de Detroit en Warren durante unos 17 años. También ha abogado por la donación de órganos y tejidos, animando a amigos y familiares a registrarse como donantes, y habló sobre el bien que puede hacer. Dice que le debe su nueva vida al personal de servicios de trasplantes del Sistema de salud Henry Fordy el donante o su familia que dijo "sí" hace tanto tiempo.

“Es todo un milagro, de arriba abajo. No hay dos formas de hacerlo ”, dijo. “La donación es un milagro, la cirugía es un milagro. Alguien dijo lo correcto. Es por eso que estoy aquí."

Gift of Life Michigan está celebrando su 50 aniversario en 2021 al honrar las historias de donantes, familias de donantes, voluntarios y beneficiarios. Para más #50para50 historias, haga clic aquí.

Leer más publicaciones
Patrick Pruitt's eyesight was saved by a cornea donor when he was a young child.

Cornea recipient celebrates his gift of sight

I’m here because 32 years ago I received a life-changing gift. Sight is an easy…

Lee mas
Terri Finch Hamilton's father was a donor-in-spirit at the end of his life.

My dad is a ‘donor in spirit’

I was sitting in my living room, numb with grief, when the phone rang. My…

Lee mas
Sherry Johnson, with hair pulled back right, sits on her bed in her hospital room while she waits for a second heart and kidney transplant. Her forearm is facing the camera so we can see her tattoo, representing her original heart and her first transplanted heart.

You gave me your heart so I could live my dreams

Sherry Johnson shares her experiences as a heart transplant patient who waits again Sherry Johnson…

Lee mas
Taneisha Carswell received a kidney transplant from her cousin. Her young nephew later became a donor.

Staff Spotlight: As a donation educator, Taneisha Carswell knows when to talk and when to listen

Gift of Life staffer’s kidney transplant gives her personal perspective If Taneisha Carswell doesn’t convince…

Lee mas
Chris Kowalski shared his story as a heart transplant recipient at the 2023 Inspiring Champions Symposium.

Volunteer Spotlight: Chris Kowalski speaks while he waits for a life-saving heart transplant

Not much will stop this volunteer from telling his story Chris Kowalski won’t let much…

Lee mas
Kay Walters, pictured with her daughter, received a heart transplant in 1997.

Transplant Throwback: Kay Walters

Name: Kay Walters Age: 72 Home: Holt Transplant: Heart Why did you need a transplant…

Lee mas
Vuelve al comienzo